Viajes de Pesca: Croacia y Eslovenia

"Desgraciadamente el pasado mes de diciembre fuimos conocedores del cierre de la revista Trofeo Pesca. Una publicación que a mucho de nosotros nos ha servido para inculcarnos y "envenenarnos" de esta sana afición y forma de vida. 

Nuestro gran amigo y compañero de pesca Luis Villas era un conocido articulista y colaborador de esta prestigiosa revista y nos pidió que de forma puntual le publicásemos un artículo de un viaje a Eslovenia y Croacia que tenía previsto divulgar en dicho medio. A lo cual aceptamos encantados.

En las siguientes líneas os damos a conocer este gran artículo con información de mucho interés y fotos preciosas, al que acompañaremos esta semana con un vídeo del viaje que hicimos desde O2NATOS en el año 2010."

CROACIA y ESLOVENIA _____________________________________

A la hora de decidir destino de pesca a mosca el pasado verano, me asaltaba la duda, ¿Croacia o Eslovenia? ¿Y por qué no ambos? Su proximidad geográfica permite pescar lo mejor de los dos países en una sola escapada, y organizando bien el itinerario no hay más de dos horas de coche de una a otra área de pesca.

Texto y Fotos: Luis Villas



Hace tres años pesqué por primera vez en Croacia y satisfecho con la experiencia quería volver, pero también había oído hablar bien de los ríos de Eslovenia. Al ser dos países limítrofes y estar situadas algunas de sus mejores aguas de pesca en zonas no muy distantes, organicé un itinerario en el que pescar ambos países sin morir en el intento.
El primer día volamos a Zagreb -Croacia- y desde allí nos dirigimos a la cabecera del río Gacka en la región de Lika. El Gacka es un precioso chalkstream en el que en tiempo seco se pesca sin botas de pescar, ya que sus orillas son perfectamente transitables e incluso se suele pasar un cortacéspedes para hacer más cómoda la pesca. Su profundidad media es de 2-3 metros, aunque hay zonas de hasta 5 metros y salvo en muy concretas posturas, no es vadeable.

Allí nos alojamos en el hotel Vrilo Gacke, situado a cincuenta metros del nacimiento del río. Un pescador local nos acompañó y mostró algunas de las mejores zonas de pesca, aunque nos dijo que las condiciones no eran buenas por las elevadas temperaturas y el sol reinante a mediados de Agosto. Sin duda alguna, el mejor momento para la pesca sería el atardecer, así es que a media tarde estábamos pescando las primeras cebas.

Hubo actividad, aunque no demasiada. Las truchas se cebaban a ratos con intensidad, pero no eran fáciles de engañar. Con pequeñas emergentes de CDC montadas en el 10-20 iban saliendo truchas arco iris de entre 30 y 45 cm, tremendamente batalladoras y con una librea bellísima. También se cebaban peces de hasta 60 cm, pero tres que logramos hacer subir o nos rompieron o se soltaron. Juanjo clavó un tímalo enorme pero le partió.


A la mañana siguiente volvimos a la carga, y durante todo el día estuvimos sacando truchas a pez visto con pequeños perdigones y gammarus, la mayor parte arco iris y alguna común de vez en cuando. La talla media es de alrededor de 35-40 cm. Caminando lentamente por la orilla, era más caza que pesca, localizando las truchas apostadas entre las ovas, que bajo la superficie, se mostraban muy activas todo el día a pesar de la sofoquina reinante.

El atardecer fue menos activo de lo esperado, con momentos previos al mismo en los que soplaba un incómodo viento. A pesar del intenso calor, sacamos muchas truchas y dimos por bien empleada nuestra visita al Gacka. La mejor época para pescar es de Abril a Julio y en Septiembre. El río tiene muchísimas truchas y el crecimiento de ellas es cuatro veces más rápido que en otros, dada la riquísima biomasa que posee el río.

Al día siguiente nuestro campamento base sería la localidad fronteriza de Brod na Kupi, desde donde nos dirigimos a pescar la cabecera del Kupa, justo por debajo de la zona protegida de su nacimiento. El recuerdo que yo tenía de mi primera vez en el Kupa estaba un tanto idealizado, y cuando llegamos a Kupari comprobamos que el río sufría un estiaje brutal y el dueño del alojamiento de pescadores situado junto a la orilla nos informó de que en días anteriores habían estado unos franceses que tan sólo habían logrado entre 3 y 8 capturas, dado que los tímalos se mostraban extremadamente asustadizos.

Empezamos a pescar y aún habiendo posturas en las que era casi inviable la pesca, había posturas infestadas de tímalos. Otra cosa era hacer que tomaran la mosca. Con pequeños gammarus en zonas lentas y emergentes de CDC en las breves corrientes el rato que se cebaron, sacamos alrededor de 40 tímalos de entre 28 y 40 cm.


Sin duda alguna, el Kupa es un excelente río para la pesca del tímalo, especie predominante de manera abrumadora, ya que son el 80% de la población, y el resto son truchas comunes. En meses como Mayo, Junio o Septiembre suele ser habitual sacar más de 50 tímalos por pescador, aunque los hay que sacan más de 100…

Merece la pena sacrificar una hora de pesca para visitar el nacimiento del río, a poco más de 20 minutos de la cabecera del tramo. Allí, en medio del bosque, el Kupa surge a siete grados de temperatura en dos pozos de agua cristalina de unos 10 metros de diámetro en los que podemos ver numerosos tímalos y truchas. Lo sorprendente del lugar es la profundidad de los pozos, que es de más de 300 metros...

Nuestro último día en Croacia pescamos con un permiso que nos permitía pescar tres ríos muy próximos al hotel, tanto que no cogimos el coche. El Kupa en su zona baja tiene truchas, tímalos y huchos, así como el Kupica -sólo mosca seca autorizado- mientras que el Curak tiene truchas y tímalos. Pescamos solamente el Kupica -que estaba mucho más pescable que el Kupa- y el Curak.

Buscando sombras y corrientes fuimos sacando peces durante todo el día, aunque uno de los ratos más entretenidos fue cuando llegamos al Curak, un río pequeño de orillas frondosas que a mí se me hacía un poco espeso pero en el que Juanjo se desenvolvía como un ribereño. No sabe ni él cuántos peces sacó.

Yo me retiré a media tarde y Juanjo aguantó un par de horas más. Creo que saqué alrededor de 25 tímalos, y Juanjo... posiblemente entre 60 y 70... Una lástima que en el Kupica sólo esté autorizada la mosca seca, ya que de haber podido pescar a ninfa... ¡¡la que hubiéramos preparado!!
Los dos días siguientes, ya en Eslovenia, pescamos dos tramos del Sava. El río estaba extremadamente bajo de caudal, pero los peces estaban ahí. Primero pescamos un tramo de corrientes en el que la mayor parte de las truchas eran de escasa talla, aunque en un par de horas sacamos cerca de cincuenta y algún tímalo.

Cuando dejamos la postura, el guía nos llevó doscientos metros más abajo para que viéramos algo tan inusual como una docena de huchos situados a dos metros de profundidad a pleno sol y en no más de ocho metros. Todos por encima del metro, pero las condiciones del río y la abundancia de comida de que disponían hacía imposible el tentarlos.

El guía nos mostró diferentes tramos interesantes que pescar a lo largo del día, así como una tirada en la que pescar el día siguiente muy de amanecida. Las zonas próximas a los puentes tenían muchísimas truchas, aunque a pleno sol, con caudal bajo y la calorina que reinaba sacamos truchas pero siempre esperando la caída del sol, cuando todos los peces se mostraban más activos.
La mañana siguiente con las primeras luces pescamos un rato a streamer, intentando clavar algún monstruo en los pozos en los que también había huchos. Los huchos no se dejaron ver, pero sacamos una docena de iris de entre 40 y 55 cm y perdimos otras tantas. Llegamos a un punto caliente que nos señalaron el día anterior, un pequeño afluente de aguas sucias... y allí se armó la buena.


En poco más de 10 metros, en un blando de la orilla y bajo unos matos clavamos con pequeñas ninfas otra media docena de truchas, todas ellas rondando los 50-60 cm. Auténticos misiles que una vez clavados presentaron una feroz batalla.

El resto del día, pescando los puntos calientes que nos indicaron los guías, seguimos sacando truchas y tímalos. Como anécdota curiosa, mientras Juanjo había dejado su caña con unos metros de línea fuera para hacerme una foto con una captura, una trucha de más de 50 cm tomó su ninfa y por poco se lleva la caña... Al final partió y nos deleitó con media docena de saltos intentando librarse de la ninfa.

A media tarde, ya satisfechos con la jornada de pesca, nos retiramos para conocer Bled, donde cenamos junto a la orilla del lago. Impresionante.

El día siguiente nos alojamos en Kobarid con el Soca como objetivo. Para llegar allí subimos nuestro coche en un tren que nos llevaría a nuestro destino en poco más de 40 minutos atravesando una montaña por un túnel, mientras que por carretera había cerca de 3 horas de viaje.

El Soca estaba aún más mermado, pero aún así, trabajando íbamos sacando truchas, siendo lo más frecuente arco iris por encima de los 40 cm. En cada zona del río que visitamos podían verse truchas apostadas entre dos aguas, la mayor parte de trofeo, pero estaban especialmente inactivas o selectivas en un día que rozó los 40 grados. En las dos últimas horas de luz del día sacamos diez tímalos de buena talla, la mayoría de ellos con CDC montados en un 20.


El último día pescamos el Unec, también muy mermado de caudal... pero con una población de tímalos impresionante. Pescamos la zona alta, sobretodo un afluente que no tenía más de un kilómetro, con agua cristalina e igualmente infestado de tímalos. Era muy divertido pescarlos con ninfa a pez visto, pero también sacamos muchos con secas. Incluso hice la prueba de echarles alguno de los saltamontes de buena talla que había en las orillas, y a pesar de su boca pequeña subían con franqueza y los comían. El Unec fue la guinda del viaje, ya que sacamos muchísimos tímalos.

Nos prometimos repetir el viaje en condiciones de caudal más favorables. Un viaje en el que en ocho días de pesca pescamos dos países, Croacia y Eslovenia, y siete ríos diferentes, Gacka, Kupa, Kupica, Curak, Sava, Soca y Unec, sin que fuera una paliza de coche. La próxima vez, ya con la lección aprendida, la pesca será más efectiva e iremos directamente a las mejores zonas de cada río.


DATOS PARA EL PESCADOR

Si no se ha viajado con anterioridad a Croacia y Eslovenia, conviene contactar con las Oficinas de Turismo de ambos países, desde donde se os remitirá información completa, así como mapas o un folleto dedicado exclusivamente a la pesca -editados en francés o inglés-.

Los aeropuertos de Zagreb y Ljubliana están a alrededor de dos horas de coche de la mayor parte de los ríos que pescamos. Para circular por las autopistas eslovenas es necesario adquirir una pegatina y colocarla en la parte superior del parabrisas en el lado del conductor. La sanción es notable, por lo que no debemos descuidar el detalle. La pegatina se vende en las gasolineras. Si se vuela directamente a Ljubliana y alquilamos el coche allí, en la misma oficina de alquiler nos pueden proveer la pegatina.

La moneda en Eslovenia es el euro, mientras que en Croacia es el Kuna -un euro equivale aproximadamente a 7’5 kunas-.

Los alojamientos habitualmente proporcionan los permisos de pesca.

Alojamiento en el Gacka -Croacia- Hotel Bistro Vrilo Gacke vrilo-gacke.hr Situado a cincuenta metros del nacimiento del Gacka. Hotel sencillo pero confortable, dispone de habitaciones con aire acondicionado. Buena cocina. El alojamiento en media pensión cuesta 35 € por día. El permiso de pesca cuesta 35 € por día. El guía de pesca orsanickarlo@gmail.com habla inglés.

Alojamiento cerca del Kupa, Kupica y Curak -Croacia- Hotel Mance www.hotelmance.com en Brod na Kupi, en la frontera con Eslovenia. Confortable y excelente cocina y atención personal. La habitación doble con desayuno cuesta 73 €. claudio.mance@ri.t-com.hr El permiso de pesca para el tramo del nacimiento del Kupa -Kupari- cuesta 25 € y el que permite pescar el tramo bajo del Kupa, el Kupica y el Curak cuesta 35 €. Los guía de pesca se pueden contratar a través del hotel.

Alojamiento cerca del Sava Nosotros nos alojamos en la pensión Lukanc www.lukanc-bled.com Amplio, correcto y a cinco minutos de Bled. En la zona hay infinidad de hoteles, y casas rurales. Bled es un enclave de postal, con su castillo, su lago y su isla con una iglesia. Permisos en Trgovina Fauna, C/ Svobode 12, Bled     

Alojamiento cerca del Soca Hotel Kobarid http://www.hotelhvala.si/ Excelente alojamiento y comida. En la recepción tienen disecada una marmorata de 20 kg. La media pensión cuesta 69 €. Los permisos sin muerte para los ríos Soca, Idrijca, Baca y Tolminka cuesta 54 € -se proporcionan en el hotel-

Alojamiento cerca del Unec Hoteles Petkovsek Inn en Planina y hotel Rakov Skocjan en Rakov Skocjan. Precio del permiso 99 € -se proporcionan en el hotel-

Guías de pesca en Eslovenia Excelente profesionalidad http://www.lustrik.com/ y perfecto conocimiento de cada río. Su equipo de guías repartido por todo el país sabe en todo momento en qué río podemos disfrutar más de nuestra jornada de pesca.

Oficina de Turismo Croacia Calle de Claudio Coello, 22 28001 Madrid 917 81 55 14

Oficina de Turismo de Eslovenia  http://www.slovenia.info/?lng=7      www.slovenia.info

Si queréis hacerme alguna consulta, podéis enviarme un mail o2natos@o2natos.com


2 comentarios :

  1. Menudas marmoratas! y que color de ríos, a ver cuando puedo ir. Muy enriquecedor el artículo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo, pone los dientes largos...

    ResponderEliminar

GRACIAS por comentar en www.o2natos.com | (Tu comentario será publicado tras su revisión)