LAS GRANDES ECLOSIONES, LA MEJOR SEÑAL PARA UN RÍO.

Nuestros ríos no están pasando por los mejores momentos de toda su larga vida.
Cada día son menos las lluvias que se dan, a la vez son menos intensas en ciertas partes de nuestra península, y obviamente este factor afecta en gran medida a nuestro entorno.


El caso del que vamos a hablar hoy tiene que ver con la importancia de la aparición de eclosiones en nuestros ríos.

Los insectos necesitan que el agua este lo mas limpia posible para efectuar su ciclo vital, la pureza de las aguas hace que puedan darse mayor numero de eclosiones.




Las lluvias ejercen una gran función, cuando los ríos suben de nivel arrastran una gran parte de sedimentos depositados en el fondo del río, ya no tanto lluvias puntuales o de poca magnitud, pero si las lluviaS fuertes y torrenciales.



Estas lluvias hacen que crezca agresivamente el nivel de agua, por lo tanto la corriente es mucho superior, y esto es fundamental, ya que hace falta una buena riada para limpiar lo máximo posible un río.



Las rocas, gravilla, fondos pedregosos con la falta de precipitaciones, se cubren de sedimentos si con el tiempo no hay presencia de grandes riadas.
Estos sedimentos tapan los poros de las rocas y cubren los huecos entre la gravilla haciendo que todo aquello que habita en esas cavidades tenga muy pocas probabilidades de salir adelante, tanto por falta de oxigeno, como por dificultades para alimentarse y por no poder resguardarse.



Y es ahí donde relacionamos las eclosiones de los insectos macroinvertebrados , que ejercer en gran medida de alimentación para nuestras truchas, con el estado de un río.





Los macroinvertebrados y sus grandes eclosiones son una buenísima señal para nuestros ríos.
Si la variedad de las especies y la cantidad de las eclosiones de las mismas es abundante significará que nuestro río goza de una excelente situación, ya que pueden subsistir en el medio en el que los ejemplares adultos posas sus huevos, las rocas en las que habitan, el agua donde nadan o emergen a la superficie y el entorno en el que se mueven esta limpio y no entorpece en su ciclo vital.



Hay casos excepcionales en que tan solo con la aparición de ciertas especies ya nos marca la pureza de las aguas en las que estamos.


Como bien es sabido, cuando encontramos los famosos plecopteros o moscas de la piedra significa que nos encontramos en aguas limpias y puras, de echo solo encontramos estos voluminosos insectos en ríos de alta montaña y en ríos pedregosos de aguas frías y limpias.



En definitiva, si se dan riadas, los cauces se limpian, nuestros ríos se llenan de vida, lo insectos campan a sus anchas posando sus huevos en el agua y eclosionando optimmamente, y finalmente y no menos importante, los peces gozan de un suculento menú para alimentarse día a día.



 Cuidemos nuestros ríos y ellos cuidaran de nosotros y de nuestras truchas.




Unos acaban su ciclo vital y cumplen con el objetivo establecido.

En cambio, otros se quedan en el camino.

 Nos vemos en el siguiente articulo!!
A disfrutar del río y sus grandes eclosiones veraniegas.

ADRIÁN AICART TENA.



¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos: 
¡Dale a "Me gusta" en Facebook!

2 comentarios :

  1. Sólo añadir que la extrema regulación a la que están sometidos algunos de los cursos fluviales es otro factor que hace peligrar las poblaciones de macroinvertebrados, alimento de nuestros queridos peces. Menos mal que la naturaleza es muy testruda y se dedica a hacer valer sus derechos de vez en cuando en forma de riadas que ni las miles de presas pueden frenar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Jorge, esos son casos que afectan a todo aquel ser vivo que ocupe dichos cursos, tanto macroinvertebrados, peces, etc...
      Gracias por tu aportación!
      Un abrazo.

      Eliminar

GRACIAS por comentar en www.o2natos.com | (Tu comentario será publicado tras su revisión)