Navarra, las restricciones no suponen un aumento en la poblaciones


Desde el año 2008 el Gobierno de Navarra ha tomado una serie de medidas restrictivas  que han repercutido negativamente sobre los intereses directos de los pescadores. Dicho proceso restrictivo no ha revertido en beneficio del proceso regresivo de la población de truchas.



Las conclusiones del informe del Gobierno de Navarra muestran como las poblaciones adultas de la Región Salmonícola de dicha región no se han recuperado pese a las innumerables medidas restrictivas que ha tomado dicho gobierno (¡es más, las poblaciones adultas y juveniles han disminuido!). En paralelo ha disminuido drásticamente el relevo generacional de pescadores, el número de licencias expedidas y posibilidad de días que un pescador puede disfrutar de su afición al año. ¿Cómo aficionados hasta cuando es sostenible esto?




Los datos aunque sean tristes quitan la razón a todos aquellos que tras la gestión de la trucha sólo ven su pureza genética y no valoran la repercusión social y el desarrollo socioeconómico que genera dicha actividad sobre el medio rural.

El impacto de la mano del hombre en continentes humanizados como el europeo desgraciadamente es brutal. Tal es así que las diversas afecciones que sufren algunos de nuestros ríos no permiten el mantenimiento de muchas de nuestras poblaciones de truchas o su capacidad de carga es tan pequeña que las hacen insostenibles. A ello se unen tendencias a nivel global como el cambio climático (deshielos antes de fecha, lluvias en épocas de nieve, largos periodos de sequía…).
Puesto que la perspectiva de este mundo capitalista y globalizado no tiende a cambiar se plantean dos caminos:


  • La gestión del recurso cada vez más restrictiva sin que ello consiga dar la vuelta a dicho proceso regresivo como demuestran los datos. Con la consecuente pérdida de número de aficionados y relevo generacional.
  • Modelo en el que tenga cabida el uso de las repoblaciones para mantener la pesca disponible e incluso para recuperar determinadas poblaciones (no sea esta la única vía de trabajo).



Hemos viajado por muchos destinos europeos: Croacia, Eslovenia, Austria, Eslovaquia… en TODOS, TODOS estos destinos sus aguas se repueblan y se genera una actividad económica muy grande en zonas deprimidas.

Por todo ello debemos aunar todos esfuerzos y pedir a las administraciones una correcta gestión del recurso:

  • Denunciando todo tipo de afecciones a los ríos e intentar conservarlos lo mejor posible.
  • Exigiendo la conservación genética de una especie.
  • Exigiendo que ríos los ríos que sus poblaciones no soporten la introgresión del hombre se repueblen por las administraciones, pero no sólo los cauces medios sino también sus cabeceras. Con descendencia fértil de madres del río. En estos ríos y en aquellos en los que los gestores estimen necesarios teniendo en cuenta otros factores como la demanda y presión de pesca.

REFLEXIÓN: Tras la pesca hay mucho más que capacidades de carga y alelos asociados a una especie de pez. Por ello su gestión debe ser vista y analizada por grandes y profesionales especialistas como son los veterinarios y biólogos pero también por otras ramas que sepan valorar su labor social y potencial económico.

6 comentarios :

  1. por desgracia, no entienden que por mucho que se veden los rios, estos no son capaces de recuperar sus poblaciones primigenias.
    Y lo peor de todo esto, es que los mismos que aqui se aferran a la tan manida excusa de la pureza genetica, y se oponen a cualquier tipo de repoblacion, son los primeros en irse a pescar a cualquier lugar del mundo, donde muchas de sus aguas se repueblan cada año ( Austria, eslovenia) o donde sus poblaciones de salmonidos fueron introducidas hace un siglo ( las 2 patagonias, nueva zelanda).

    ResponderEliminar
  2. Interesante punto de vista,

    Cuando comentas en el titular: “Dicho proceso restrictivo no ha revertido en beneficio del proceso regresivo de la población de truchas”, me da lugar a pensar que de no haber existido estas medidas la situación estaría igual… o mejor… quiero pensar que no ha revertido como se esperaba, pero que de alguna forma si que ha frenado su regresión, y que de algo han tenido que valer.

    Sobre las repoblaciones hay un sin fin de puntos de vista me pareció muy esclarificador el articulo de Análisis y consecuencias de Alfonso Soria que publicasteis en Octubre, creo que no solo se trata de pureza genética o de salmónidos, sino de biodiversidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La política de prohibiciones como se ve no suele repercutir en un aumento de poblaciones trucheras y sí en un perjuicio hacia la afición. Se vedan unas aguas pero no se controlan a las hidroeléctricas, los furtivos...lo cual sigue dando al traste con las poblaciones trucheras. Recuerdo uno de mis lugares preferidos para la pesca de la trucha autóctona, en la Vall de Ribes de Fresser. Desde el momento que el río pasó a ser reserva genética, las truchas han desaparecido por mucho coto sin muerte que nos hicieran vender. Los furtivos campan a sus anchas, y el sus truchas no pueden soportar de manera natural los cortes de caudal de las hidroeléctricas o las brutales crecidas de caudal. Cada vez menos peces y menos pescadores, pero claro, en la zona hay una estación de esquí...no hace falta decir nada más. La situación de Navarra es muy significativa como comentais. Buen aporte!!!!

    ResponderEliminar
  4. Gaizka, un dato. Solamente fíjate en el gráfico de años. Estamos en datos de 2008 que fueron los peores desde que existen muestreos en Navarra. El año 2009 con una ligera mejoria vedaron tres años y en dos de apertura hemos vuelto a esos niveles.

    Podriamos estar hablando de este tema largo y tendido pues da para ello....

    ResponderEliminar
  5. ¿No creéis que el dinero que se ganan gracias a los permisos y licencias deberían ir una parte a la investigación de como poder mejorar las poblaciones de truchas en los ríos? Quizás no es tanto un tema de repoblación a diestro y siniestro si no de una repoblación con ejemplares que permitan una diversidad genética(cosa que se reduce mucho buscando los ejemplares mas puros) que ayude a la especie a ser más fuerte cuando se produzcan variaciones en el medio en el que viven (aumento de temperatura media en las aguas, aumento de sustancias nitrogenadas proveniente de los lixiviados de cultivos...). Yo creo que el futuro de los ríos pasa por la mejora en la investigación, aunque en estos tiempos no haya demasiado dinero para ella.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo Diego. Nuestros ríos necesitan de unos estudios rigurosos como Dios manda, ¿pero quien se va a molestar en dar el paso?

    ResponderEliminar

GRACIAS por comentar en www.o2natos.com | (Tu comentario será publicado tras su revisión)