Siluros a mosca, cuando la realidad supera a la ficción




¿Te resulta impactante ver la subida de una trucha a por tu mosca?, ahora métete en el papel y piensa por un momento, un streamer que apenas toca el agua, justo entre ese pequeño hueco entre las aneas donde apenas hay un metro de profundidad, un gran remolino rompe la superficie del agua, algo grande, algo que nunca jamás antes habías visto se ha revuelto y en apenas una décima de segundo, casi sin darte tiempo a comenzar a tirar de la línea notas en tu mano que ese “algo” ha atrapado tu streamer, en un acto reflejo alzas la caña para clavar, apenas puedes levantar la caña, tan sólo ves un metro de cola que golpea la superficie del agua, antes de emprender la huida a aguas más profundas, el carrete empieza a echar humo, parece que nunca va a parar… ¿suena bien, verdad?

Este pequeño relato que acabo de contar y que puede parecer un tanto surrealista que tenga mucho más que ver con la ficción, no lo es y lo cierto es que ese remolino, ese golpe de cola y esa interminable carrera no es ciencia ficción y la pesca de siluros a mosca es tan real como desconocida y efectiva si dominas aspectos como el cuando,  donde y con qué...


La pesca a mosca es una modalidad que aunque casi siempre va asociada a especies más selectivas, con este pez alcanza las cuotas más extremas, su único riesgo tal vez, su enorme poder de adicción  que puede llegar a engancharte…
Realmente no me considero un pescador demasiado purista y de hecho soy de los que piensan que con todas especies y modalidades, aún siendo importante el equipo, hay una gran dosis de “sibaritismo”, pero soy de los que piensan que siempre pescará más un buen pescador con una material de gama media que sepa a que pesca, que un mal pescador con el mejor y más sofisticado de los equipos, al fin y al cabo el equipo tan sólo obedece a lo que el pescador le manda, pero es siempre el pescador el que decide donde poner el señuelo, el que le da fuerza necesaria para colocarlo con precisión, el que decide el lanzar aquí y no allá o el que posee esa experiencia también llamada intuición que tan importante es en esto de la pesca.

El caso es que en esto de la pesca a mosca, desde siempre he visto bastante de “sibaritismo” y meticulosidad, palabra no demasiado acorde cuando hablamos de siluros, siempre había visto esta pesca como algo bastante lejano.


Hoy por hoy después de muchas salidas con esta modalidad, me atrevería a decir que en determinados escenarios y momentos, a parte de la espectacularidad que conlleva el sacar siluros con equipos de mosca, sabiendo donde y como debes pescarlos, así como los requisitos que deben de cumplir los streamers para su pesca, no sólo es posible, sino que en determinados escenarios y momentos es más efectiva que el spinning.

Aunque con el siluro y su pesca con equipos de mosca de nada sirve el poseer una refinadísima técnica, si no conoces sus costumbres, sus hábitos, de hecho he de confesar que la primera vez que pesqué con una caña de mosca fue para pescar siluros, sin haber practicado con ninguna otra antes, tal vez esto pueda dar que pensar que el siluro sea un pez demasiado “fácil” de engañar e incluso quienes piensen esto puede llevar una gran parte de razón si realmente de lo que se tratase fuese de “engañar”al pez, el problema radica en que con los “bigotes” es más importante la localización o el conocer la especie y técnica de caza o como debe ser el señuelo que cumpla los requisitos para que sea detectado por su potentísima línea lateral, que el engañarlo en sí, sinceramente conociendo esa serie de premisas, son fáciles de seducir...


Conozco varios pescadores con muchos años de experiencia en esto de la pesca de truchas a mosca, algunos de ellos expertos pescadores, que con los siluros no han conseguido tener éxito, viéndolo mucho más complicado de lo que realmente es, o quizás no…

Esta modalidad cuenta con algunas ventajas respecto al spinning, una de ellas y quizás la más importante sea que es más rápida a la hora de buscar posturas pues no debemos de recoger toda la línea para buscar una nueva postura y con este pez la inmensa mayoría de las picadas son a la caída o en el primer metro de recogida, las matemáticas no fallan a más posturas “toquemos” más fácil dar con ese siluro a la espera, otra sin duda, la sutileza y discreción de la posada y caída que hace que no recelen nada, aún encontrándose en lugares de muy poco fondo, otra,  la posibilidad de pescar lugares donde al lance sería imposible, gracias a los antihierbas y al poco peso con la que cuentan los streamers y por supuesto también del tiempo del que disponemos para clavar, un siluro difícilmente rechazará un streamer una vez lo ha atrapado en su boca ya que éste no pesa y la punta del anzuelo va protegido con los antihierbas.


Sin embargo aunque es ideal para pesca siluros de pequeño y mediano tamaño, para enfrentarnos con peces por encima de los 2m, ya no resulta tan idóneo, pues aunque la modalidad en sí sigue siendo igual de efectiva para los grandes siluros y es posible sacarlos, doy fe de ello, la pelea se deparará agónica contando con serias posibilidades de no poder llevar el combate a buen puerto, ya que a parte del tiempo que vamos a invertir en la pelea y con ello las posibilidades de que surja cualquier imprevisto, un desgaste del bajo, un árbol varado, una zona con piedras sumergidas, ante cualquier imprevisto no vamos a poder forzarlo y si lo hacemos va a partir por algún lado.

Es preferible si optamos por pescar zonas donde los siluros XXL están a la orden del día el optar por una pesca al lanzado, como digo la pesca de siluros a mosca es para pasarlo bien, para practicar una pesca extrema y de sensaciones difícilmente igualables, pero no para tratar de sacar el siluro de nuestra vida, hoy por hoy disfruto mucho más sacando varios siluros entre 10-20kg a mosca que pescando una inmensa mole de 2m y es que no sólo se trata de sacar kg y kg de pez, sino también de las sensaciones que se te quedan después de cada picada y cada pelea.


La pesca de siluros a mosca es sin duda la pesca más extrema que se puede practicar hoy por hoy en nuestro país y me atrevería a decir que en medio mundo, una pesca que muy pocos conocen y han podido experimentar y que todo pescador de mosca debería probar, tú puedes ser uno de ellos, ¿te atreves?

Texto y Fotos: Alberto Millán 
www.Silurosallanzado.com
www.PecheSandre.com






3 comentarios :

  1. Si ya tener un ejemplar de éstos enganchado en la caña de spinning es algo que no se olvida, en una de mosca debe ser otro de esos retos que todo mosquero debería proponerse. Dinamita pura. Muy buen reportaje Alberto. Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Toni, la verdad es que es una pesca adictiva total!!!

    ResponderEliminar
  3. Puedes dedicar todas las tardes del otoño a probar si suena la flauta o ir un día con Alberto para ver como 150cm de músculo saltan sobre tu mosca antes de que toque el agua.Echa cuentas...

    ResponderEliminar

GRACIAS por comentar en www.o2natos.com | (Tu comentario será publicado tras su revisión)