...

...

...

...

...

Atlantic Salmon on the River Tay

Fly Fishing Magazine | Atlantic Salmon on the River Tay

The River Tay is the longest river in Scotland and the seventh-longest in the United Kingdom. The Tay originates in western Scotland then flows easterly across the Highlands, through Loch Tay, then continues east in the centre of Scotland, through Perth, where it becomes tidal, to its mouth at the Firth of Tay where it discharges into the North Sea.  It is the largest river in the UK by volume and has a total catchment of approximately 2,000 square miles.




The salmon season on the river Tay commences on January 15th and continues through to 31st October.  There are no obstacles on the Tay to the progress of Salmon and fresh fish will enter the river on every day of the year.  On January 15th fresh salmon will be encountered as far upstream as Loch Tay.

The best of the fishing is to be had from Dunkeld downstream and the best time of the year April, May and June and again in September and October. Most of the fisheries these days practice catch and release and most allow fishing with spinning baits from a boat or bank as well as fly fishing, my preferred method. The Tay in 2013 saw a record year and whilst the catch returns are not as yet available May alone recorded in excess of 2000 fish.


The Tay is best fished with a 15ft double handed fly rod rated for 9 and 10 lines when fly fishing. This would enable you to cover most of the lies that you will encounter.  Fly sizes vary from large 5 cm tube flies in the spring to size 8,s, 10,s and 12,s in the summer.  Standard patterns would be Cascade and Park Shrimps, Willie Gunns and more traditional salmon flies.  The fly photographed above is a cascade tied on a size 9 salar double.  The Dee Monkey and Sun Ray Shadow are gaining more popularity locally.

A spring Tay Salmon



The great advantage of the Tay is that it is comparatively easy to buy individual days which allow you to be flexible and choose a number of different locations and not restrict yourself to a single beat for a week.  Most beats have a ghillie that looks after the fishing, manoeuvres the boat if they have one and generally assist anglers and point them in the right direction.  My advice if you have not salmon fished before would be also to book a guide for a few days to look after your individual needs and provide teaching if required.  

The River Tay is also a superb river for brown trout and grayling and permission to fish is easily obtained at the villages along its course.  Brown trout fishing is best in the spring when the river enjoys a good hatch of March Browns and fish in excess of 50 cm are regularly caught.  Most methods will be productive dry fly and Czech nymphing will invariably provide results.  The best months are April, May and June.

Grayling are productive throughout the system and the best months are from August through to December.  Whilst grayling can be caught on dry flies the most productive method is to fish a nymph.  Grayling up to 50 cm are also common.

The Murthly Beat – Middle Tay


¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos:
¡Dale a "Me gusta" en Facebook!
(Puedes traducir esta entrada seleccionando tu idioma aquí):
Free Website Translator



La historia de entrega al río Guadalope

EL MODELO “CAMPE”

Historia de la entrega a un río, el Guadalope.

Corría el mes de septiembre de 2007 cuando un joven de Calanda de unos 26 años se puso en contacto con la Asociación Conservacionista AEMS Ríos con Vida a través de su comité local de Aragón para hacernos llegar su preocupación por unas obras que estaban destrozando el cauce del río Guadalope a la altura de Ladruñan, Teruel. El amigo Chema Blasco, presidente de dicho comité local, y el que suscribe nos desplazamos al lugar de los hechos y allí conocimos al de Calanda, quien nos guió por el cauce del río mostrándonos los daños que las obran habían causado. El joven resultó ser Javier Villanueva, el “Campe” y por entonces todavía no sabíamos que el Guadalope era “su río”.

El apodo de “Campe”, por el que le conocían en su pueblo, venia de campechano, y tanto Chema como yo enseguida pudimos comprobar que no podía ser más apropiado.  Javier era una persona muy natural, con gran don de gentes y se hacía querer desde el mismo momento en que lo conocías. También nos dio la impresión de que estaba muy comprometido con el río, pensamos que quizás podríamos captarlo como nuevo socio de AEMS. Quién nos iba a decir entonces hasta donde llegaría su compromiso.

Esta visita acabó en una denuncia por presunto delito ambiental y quedó patente el gran conocimiento que Javier tenía del río Guadalope, por lo que con sus valiosas aportaciones preparamos una serie de propuestas conservacionistas para el Consejo de Pesca de Aragón de ese año.

Por aquel entonces el río estaba en franco declive, con unas poblaciones muy disminuidas.  En la zona de Calanda la cultura de pesca era muy depredadora y el concepto de pesca sin muerte y conservación resultaba totalmente ajeno a los lugareños. Ese es el ambiente en el que Javier creció, matando peces, pero las innumerables horas que desde niño pasaba pescando despertaron en él un respeto y cariño especial al río haciendo cambiar su actitud, y convirtiéndolo en el “bicho raro ese que devuelve las truchas vivas al río”.
Pero esa soledad inicial no le echaría para atrás. Su afán y tenacidad por trabajar por el Guadalope iban a resultar inquebrantables.

Javier inició su andadura mandando varios escritos a los agentes medioambientales y a la administración autonómica, con sus respectivas notas de prensa, para notificar y denunciar diferentes problemas en el río, como tramos desecados, furtivismo, etc.
También se presentaron denuncias ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Seprona por un escape de truchas arcoiris de una piscifactoría, lo que tuvo un grave impacto en el río.

En el año 2008, Javier empezó a participar en los Consejos de Pesca de Teruel donde sus propuestas conservacionistas se fueron teniendo en cuenta año tras año para la elaboración de las Órdenes de Vedas. Tanto es así, que hoy en todo el río Guadalope se pesca obligatoriamente en la modalidad de captura y suelta, prohibiendo así matar un solo ejemplar de trucha. Esto lo convierte en el río con mayor protección de todo Aragón, algo impensable hace unos pocos años.

Con el paso de los años ha logrado desarrollar una muy buena relación con la Administración y el guarderío de la zona con quien actualmente colabora de manera habitual en señalización de tramos, vigilancia activa del río, lucha contra el furtivismo e información de incidencias.


Pero todo esto no era suficiente para el “Campe”. Las poblaciones de truchas en el río seguían siendo bajas. Los fondos del río tenían un problema de colmatación de sedimentos haciéndolos poco apropiados para la puesta de huevas de la trucha. Era claro que había que mejorar esos fondos, había que rastrillarlos, removerlos para que la corriente se llevara esos sedimentos y apareciera el guijarro suelto que estaba debajo, el que la trucha requiere para desovar. A esta acción se le conoce como limpieza de frezaderos y se realiza en los meses de octubre y noviembre, antes de que empiece la época reproductora en invierno.


Javier empezó a rastrillar los fondos en el año 2010 y su dedicación ha sido absoluta.


Todos los fines de semana de octubre y noviembre ha estado mejorando los frezaderos a lo largo del río. Cada año ha ido consiguiendo más ayuda de otros pescadores y amigos de los ríos, de tal manera que, hoy por hoy, moviliza a unos 35 voluntarios cuando llega la época. Cada temporada rastrillan y mejoran una media de 50 frezaderos, un auténtico regalo para el río. Y a las truchas les han gustado sus nuevos nidos de amor, cuando llega el momento de la freza los ocupan y desovan en ellos, cada vez más ejemplares y de mayor tamaño.

Como no podía ser de otra forma, el reclutamiento de alevines ha crecido exponencialmente dando lugar a una población de truchas muy abundante y bien estructurada. Una vez más, algo impensable hace unos pocos años.

El compromiso de Javier con su labor es tal, que la vigilancia que hace sobre los frezaderos es exhaustiva, controlando algunos de ellos a diario hasta principios de febrero. El río se come literalmente su tiempo libre.

Pero donde Javier ha alcanzado la excelencia ha sido en la labor educativa que día a día ha ido ejerciendo con los pescadores del lugar. No sólo les ha enseñado a pescar a mosca, les ha enseñado los secretos del río, su funcionamiento, su ecología, el valor que tiene una trucha viva, la importancia de los grandes ejemplares como mejores reproductores y garantes de la continuidad de la especie. Y poco a poco ha ido consiguiendo más acólitos, actualmente son unos 30 pescadores, que han ido cambiando su manera de ver el río, con más respeto, con más cariño, como algo valioso que hay que cuidar y preservar. Definitivamente el “Campechano” ya no esta solo.

Además este colectivo concienciado está actuando como el mejor de los guardianes del río. Siempre hay alguno caminando por sus orillas o pescando, convirtiéndolos en una autentica red de informadores ante cualquier incidencia o acto de furtivismo, que dicho sea de paso, en la zona ha sido prácticamente erradicado. De nuevo, algo impensable un tiempo atrás.

En esta labor educativa, cabe destacar la charla impartida en la población de Castellote sobre Limpieza de  Frezaderos y Problemática de las Repoblaciones en Junio de 2011 y
el Curso de Pesca y Conservación de la Trucha Común en Mas de las Matas en Junio de 2013. Estas dos actividades se llevaron a cabo conjuntamente con la Asociación para el Desarrollo del Maestrazgo (ADEMA), con la que ya se ha firmado un convenio de colaboración, y también se contó con el patrocinio de ambos Ayuntamientos, con quienes se mantienen muy buenas relaciones.

Como sería esperable, Javier no se va a parar aquí. Para marzo de 2014 ya tiene pensado otro curso de pesca y conservación en Alcañiz, ampliando fronteras. Con la ayuda de otros compañeros va a trabajar en conseguir la demolición de unos azudes obsoletos que hay en el río y mejorar así la conectividad longitudinal del mismo. Ni que decir tiene, que cada otoño seguirá con el rastrillado de frezaderos. Seguramente pronto nos sorprenderá con algún proyecto nuevo.

Con su labor, Javier nos ha dado una lección. Nos ha mostrado que con determinación y esfuerzo constante, una sola persona puede llevar a cabo grandes cambios, darle la vuelta totalmente a un río y recuperarlo. Nos ha mostrado una manera de actuar, un modelo a seguir, “el modelo Campe”.
Javier no solo ha apostado por la perseverancia y el trabajo, ha apostado por la educación, por enseñar a los demás la verdad sobre el río, y ha compartido ese profundo conocimiento que tiene con gran pasión, ha sabido trasladar su amor al río, ha hablado desde el corazón, ya que no sabe hacerlo de otra manera, y así ha conseguido llegar a la gente y cambiar la actitud de muchas personas.

El amigo “Campe” no solo es “el Campechano”, es el “Campeón del río Guadalope”, su guardián mas feroz, un auténtico enamorado de la conservación fluvial y un aglutinador de esfuerzos y de personas en torno a un río.
Javier ya no esta solo, ha logrado unir a un nutrido grupo de gente, y año tras año, con el trabajo que siguen realizando solo cabe esperar más mejoras, un ecosistema fluvial más saludable y una mayor conciencia medioambiental entre los habitantes de la zona.

Los que le conocemos queremos agradecerle públicamente su labor y,  a la vez que le mandamos un fuerte abrazo, le tendemos nuestra mano para los futuros proyectos en los que se embarque, será un placer volver a colaborar él.
Los que no le conocéis no dudéis en buscarlo si vais por Calanda, os sorprenderá su conocimiento del río y su gran calidad humana, ganaréis un amigo.

Me ha parecido necesario dar a conocer una historia así, una historia de entrega a un río. Yo la he vivido de cerca y me ha inspirado. Creo que de la misma manera puede servir de inspiración a otros para trabajar juntos por unos ríos más cuidados, en mejor estado y para generar una mayor conciencia de conservación en las personas que se acercan a disfrutar de nuestros ecosistemas fluviales.

Texto y fotos: Alfonso Soria  (AEMS, Rios con vida)


(Permanece atento a las ultimas noticias, actualizaciones y fotos ¡suscríbete! ¡dale a "Me gusta" en Facebook!)

destinos de pesca a mosca en Europa

Destinos de pesca a mosca en Europa

O2NATOS a lo largo de estos últimos años hemos realizado diversos viajes de Pesca a Mosca por Europa. Estos son algunos de sus ríos:


Desde O2NATOS siempre decimos que un país lo comienzas a conocer cuando te vas de él.

En esta entrada queremos trasladaros una instantánea representativa de cada uno de los lugares de los que mejor recuerdo guardamos de dichos países.


Andorra: El país de los Pirineos. Truchas y  salvelinos en lagos y barrancos.


 Croacia: Cascadas y ríos calizos de aguas cristalinas

 Eslovaquia: Gran contraste entre ríos. De la montaña al llano.

 Eslovenia: El azul turquesa que más nos ha gustado

 Lituania: Tímalos en lentos ríos arcillosos


 Austria: Deshielo todo el año, el corazón de los Alpes.


Bosnia: Lentos ríos con mucha biomasa

CONTACTA CON NOSOTROS: estaremos encantados de asesoraros en la explicación de los “puntos calientes” de cada río, moscas utilizadas, tramitación de licencias y permisos, época del año en la que viajar, forma más económica de organizar el viaje, alojamientos que previamente hemos conocido, mapas de la zona… y cualquier otra consulta en la que os podamos ayudar. Escríbenos a o2natos@o2natos.com o llámanos al 690723991

En el apartado multimedia podrás encontrar algunos de nuestros últimos viajes realizados plasmados en vídeos e imágenes.

¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos: ¡Dale a "Me gusta" en Facebook!

Fotos del Viaje | Bosnia-Herzegovina y Montenegro

Viaje de Pesca a Mosca | Fly Fishing in Bosnia-Herzegovina and Montenegro

Bosnia es un gran destino para realizar un viaje de Pesca a Mosca. Un destino poco conocido que os presentamos en imágenes con este pequeño álbum, esperamos que os guste al igual que el vídeo del viaje.


¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos: 
¡Dale a "Me gusta" en Facebook!

Review | Cañas F2m Massimo Magliocco de MAXIA RODS

Fly Fishing Magazine | REVIEW: F2m Maxia Rods by Massimo Magliocco

Rapidez, ligereza y precisión en una caña especialmente diseñada para la pesca con mosca seca.

Cuando salimos de casa para ir a pescar por el Pirineo una caña que siempre nos acompaña en el maletero de nuestro coche es el modelo F2m de Massimo Magliocco. ¿Por qué decimos esto? Pues porque la pesca a mosca seca es nuestra debilidad y esta caña es el modelo perfecto para esta modalidad en ríos pequeños y medianos, debido a su tamaño, precisión y ligereza.




CARACTERÍSTICAS

• Caña rápida, ligera y muy precisa.

• Blank acabado en color gris.

• Fabricados con fibras de carbono multimódulo mediante la tecnología AML.

• Empuñadura de corcho de gran calidad (diámetro fino) y anillas monopata.

• Se presentan con funda y tubo plástico forrado con lámina adhesiva de fibra de carbono.

• Todas las cañas están garantizadas contra defecto de fabricación.

• En caso de rotura se paga una pequeña cantidad dependiendo del tramo.
















MODELOS DISPONIBLES








TEST DE O2NATOS

Tras utilizar en los últimos meses de pesca los modelos de 9´en líneas 3 y 4 hemos llegado a las siguientes conclusiones:












CONCLUSIONES

Para todos aquellos pescadores amantes de los ríos medios y de montaña y de la pesca a mosca a seca este es el modelo perfecto a nuestro gusto.

Una caña rápida y precisa para colocar la mosca en cualquier “agujero” con un solo falso lance, unido a su ligereza y delicada empuñadura hacen de este modelo una caña que transmite comodidad y sensaciones agradables a la hora de pescar.
La línea 3 la utilizamos para la gran mayoría de los ríos – barrancos del Pirineo. La línea 4 para ríos medios también de montaña. Estamos seguros que la caña de 7,6 pies de línea 3 será fantástica para pescar pequeños ríos y barrancos con mucha vegetación.


PUNTOS DE VENTA

Los puntos de venta autorizados se pueden ver en el siguiente enlace (www.maxiarods.com/#!distribuidores) y para cualquier tipo de consulta acerca de los modelos o recomendación que necesitéis no dudéis consultarnos o directamente a MAXIA RODS:


Camino de Genarín 89Finca Torreblanca33391 - GijónSpain
Tel. +34 984 29 08 07
Email: info.maxiarods@gmail.com (Pablo Muñiz)

(Permanece atento a las ultimas noticias, actualizaciones y fotos ¡suscríbete! ¡dale a "Me gusta" en Facebook!)

Tras las complicadas lubinas

Fly Fishing Magazine | La pesca a mosca de la lubina


Echando un vistazo atrás y sopesando el esfuerzo que he invertido en pescar diferentes especies, de todas ellas me quedaría con una sin dudarlo. Las lubinas, sobre todo las de buen tamaño y pescadas desde orilla me han resultado los peces más difíciles de todos los que he pescado hasta el momento. Es cierto que la pesca con mosca desde costa puede llegar a ser compleja y sacrificada pero si a esto añadimos la increíble inteligencia de las lobas tendremos ante nosotros todo un reto. Superarlo me supuso cientos de horas investigando, equivocándome, frustrándome, lesionándome… si, puede perecer masoquismo, quizás lo sea pero lo cierto es que también la captura de estos peces me ha proporcionado algunos de los mejores momentos de mi vida como pescador. ¿Cómo se inicia uno en esta modalidad de forma efectiva? La verdad es complicado. Hace falta entender el ciclo del mar en nuestras costas, lo que ya lleva un tiempo. Luego se deben aprender los hábitos de las lubinas: alimentación, horarios, etc. En resumen, que se deben dar muchos palos de ciego para entrar en el increíblemente variado mundo de los grandes róbalos. Pero no es imposible, aunque con mis palabras parezca que más que animar a su pesca os estoy disuadiendo de la misma, de hecho la captura de mi primera gran lubina fue fortuita. Las había sacado de pequeño tamaño pero la primera grande apareció ante mi casi sin darme cuenta, eso sí, después de cientos de horas de pesca sin capturar un solo pez de cierto porte. Aquel fue el pistoletazo de salida a un sinfín de conjeturas que me embaucaron en un proyecto personal en el cual sigo inmerso. Después de mucho tiempo sigo asombrándome con las espectaculares estrategias de caza de estos animales. Son tan variadas que lo mismo organizan una emboscada en grupo escondidas tras un obstáculo, que se meten entre las rocas para acechar a sus presas inmóviles durante horas. Reglas como que las lubinas huyen de la luz para cazar, que se mantienen alejadas del hombre, que en ciertas fechas desaparecen… son sagradas para muchos pero realmente no son más que la excusa perfecta para justificar algún que otro bolo. La experiencia me ha demostrado que no hay ninguna verdad absoluta en la pesca de este depredador y menos cuando se practica la pesca con mosca, en la que entran en juego muchos más factores que en otra modalidad.




Todavía recuerdo un ejemplar de más de tres kilos que atrapó un popper (tripopper) al mediodía  con un cielo completamente despejado. Otra de las técnicas “impensables” es acecharlas a pez visto mientras se cobijan entre las rocas, algo más parecido a la pesca de ciprínidos en agua dulce que a las propias de depredadores marinos. Localizar una lubina entre las piedras y presentarle una imitación de pequeño cangrejo nos puede deparar una gran captura. Podríamos mencionar muchas más formas de pescarlas pero las herramientas “clave” para tener éxito son la observación, la imaginación y la perseverancia. Quien tenga un poco de estas tres cosas, la costa cerca y un equipo de mosca en casa que no dude en enfrentarse a las grandes lubinas, que aunque en un principio pasen desapercibidas se las acaba localizando y con un poco de suerte capturando. Suerte y hasta pronto.

Texto y Fotos: Luis Guerrero

¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos: 
¡Dale a "Me gusta" en Facebook!

La Pesca en Posets está en Juego

Fly Fishing Magazine | Votación 20 de octubre: Parque Nacional / Parque Natural Posets Maladeta

Este próximo sábado los habitantes de Benasque, Sahún, Montanuy, Gistaín y San Juan de Plan deciden por votación si quieren que parte de su término municipal pase de ser Parque Natural a Nacional. Una decisión que puede condicionar el futuro de la pesca y el turismo en el Valle, como ya comentamos en esta misma página meses atrás.


Este próximo domingo día 20 de octubre se va a celebrar una votación no vinculante entre los habitantes de dichos pueblos que será trasladada al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, quien ha trasladado que acatará los resultados para seguir trabajando o paralizar la propuesta.

Si la votación sale adelante se trabajará para que de las actuales 30.000 hectáreas de Parque Natural, 25.000 se recatalogen como Parque Nacional. Esta hipotética reclasificación supondrá la prohibición de la pesca en todas sus modalidades.


Desde O2NATOS entendemos que dicha nueva figura puede suponer una inyección de dinero y subvenciones por parte del Gobierno Central a los ayuntamientos así como un efecto llamada para el turismo que son muy apetitosas a la hora de posicionarse en la votación. Pero lo que verdaderamente hay que sopesar es si merece la pena hipotecar la práctica de determinadas actividades deportivas y si el trasfondo final que mueve la creación de dicha nueva figura es el de la conservación (motivo teórico de creación) o el interés económico asociado…

Es curioso como en Monegros, ecosistema único no representado en la Red de Parques Nacionales no se hace tanto énfasis en su nombramiento...¿será que que priman los intereses de los regantes?. Es más fácil políticamente hablando crear un Parque Nacional en zonas de Alta Montaña con poca repercusión sobre el terreno privado...

No hay que olvidar que a fecha de hoy ya tiene la catalogación de Parque Natural figura descrita por la Ley 6/ 98 de ENP de Aragón como:


Espacios de relativa extensión, poco transformados por la explotación u ocupación humana, que, en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente, en los que la existencia del hombre y sus actividades son compatibles con el proceso dinámico de la naturaleza a través de un uso equilibrado y sostenible de los recursos.




Os mantendremos informados, los habitantes del valle son los que más tienen que decir y ellos mejor que nadie decidirán lo que crean más conveniente.



¡Suscríbete!  Permanece atento a las últimas noticias, actualizaciones y fotos: ¡Dale a "Me gusta" en Facebook!

Destination Spain | Fly Fishing VIDEO in the Pyrenees

Destination Spain | Fly Fishing in the Pyrenees

Ernest Hemingway y sus aventuras por el Pirineo son el hilo conductor de esta serie de aventuras de pesca con mosca por el Pirineo Aragonés que se emiten en el canal WFN (WORLD FISHING NETWORK)













Hace unas semanas descubrimos por la red un pequeño pero espectacular trailer realizado por Vantage Point Media House para el canal de televisión WFN y en el que colabora la empresa de guías de pesca con mosca (SALVELINUS) con Iván Tarín al frente. Nos ha parecido tan buen trabajo tanto en la grabación como en la edición que hemos decidido compartirlo con todos vosotros.
La lástima es que no hemos conseguido ver los episodios enteros. A ver si pronto descubrimos la forma de hacerlo.



(Permanece atento a las ultimas noticias, actualizaciones y fotos ¡suscríbete! ¡dale a "Me gusta" en Facebook!)

Repoblaciones | Análisis de sus consecuencias

FLY FISHING MAGAZINE | ANÁLISIS de las CONSECUENCIAS de las REPOBLACIONES



INTRODUCCIÓN

Tras todos estos años que llevamos pescando, hemos podido ser testigos de un declive importante en las poblaciones trucheras de nuestros ríos. Las posibles causas de esta disminución poblacional se pueden dividir en dos grandes grupos, perdida de hábitat y presiones humanas sobre la especie. Entre las primeras encontramos los vertidos de aguas residuales, derivaciones de caudales para riegos y otros usos y construcciones de obras hidráulicas;  entre las segundas, el notable incremento del número de pescadores y la mayor presión de extracción sobre la especie que ello conlleva.

La respuesta más común de las administraciones ante este descenso de truchas en los ríos  ha sido la repoblación con ejemplares de piscifactoría. El primer razonamiento “lógico” nos puede lleva a pensar que “si no hay truchas en el río habrá que repoblar”.

Sin embargo, la experiencia de muchos años repoblando y los estudios de los expertos en la materia nos dan otro punto de vista, nos alertan de las consecuencias no deseadas que pueden acarrear las repoblaciones, y esto es lo que trataremos de exponer a continuación.


POBLACIONES AUTOCTONAS

Creo que la gran mayoría de los pescadores estaríamos de acuerdo al afirmar que queremos tener poblaciones abundantes de truchas en los ríos, sobre todo en aquellos parajes de valor natural. Y que estas truchas fueran lo mas salvajes posibles, bravas en su defensa cuando las tenemos al otro lado de nuestra línea de pesca, y con una gran capacidad de supervivencia en el hábitat en el que se encuentran. Todos hemos oído a nuestros mayores contándonos las pescatas que hacían años atrás, la bravura de esas truchas, y lamentarse de que las cosas ya no son así. A todos nos gustaría que las cosas volvieran a ser como antes.

Las poblaciones de truchas autóctonas de un río (esas a las que se refieren nuestros mayores) son el resultado de miles de años de adaptación de la especie a un hábitat determinado. Ese proceso de adaptación ha seleccionado a los mejores individuos, aquellos que presentaban los “genes adaptativos” mas adecuados para ese hábitat. Por ejemplo, muchos ríos trucheros del interior de la península ibérica sufren unos estiajes muy fuertes en verano, los caudales están muy reducidos, son momentos muy difíciles para nuestras truchas y sólo las más adaptadas son capaces de superar la prueba. Otro ejemplo lo encontramos con el deshielo de los ríos pirenaicos; en los meses de mayo y junio los caudales se multiplican, las truchas, y sobre todo los alevines nacidos ese año, deben encontrar un buen refugio ante tal avalancha de agua. Una vez más sólo los más adaptados son capaces de sobrevivir a condiciones extremas.

Podemos deducir rápidamente que los ríos que encontramos en nuestro país son muy variados en lo que a su hábitat se refiere. Nada tiene que ver un río de meseta, con uno del Pirineo o con uno de la cornisa cantábrica, y lo mismo ocurre con sus poblaciones trucheras. Su evolución ha sido diferente, y presentan genes adaptativos propios del hábitat en que se encuentran, lo que les otorga mayor capacidad de supervivencia, poblaciones más numerosas y siempre una gran bravura.

La conclusión es inmediata: La carga genética de una población autóctona determinada es la mejor garantía de supervivencia de esa población. 

Otro concepto importante que debemos entender es que, dentro de una población autóctona, cuanta más disponibilidad  de individuos progenitores haya a la hora de reproducirse más variedad genética habrá en la descendencia, lo que resultará en poblaciones más sanas y con mayor capacidad de supervivencia. Esto lo podemos entender viendo que en poblaciones de humanos muy aisladas, o en las dinastías de reyes de siglos pasados que solo se casaban entre ellos, la reproducción entre unos pocos individuos  resultaba en la degeneración de la especie.

Por lo que concluimos que la riqueza y variedad genética resultante de la mezcla de abundantes progenitores en una especie autóctona es garantía de supervivencia de la especie.


CONSECUENCIAS DE LAS REPOBLACIONES

Las repoblaciones que se han venido haciendo en nuestro país han sido normalmente con salmón atlántico (Salmo salar), trucha común de origen centroeuropeo (Salmo trutta), y con trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) de origen norteamericano.

La trucha común de origen centroeuropeo tiene unos genes adaptativos diferentes a las distintas variedades de trucha (o ecotipos) que encontramos en nuestro país. Esto no nos debe sorprender ya que proviene de otras latitudes, con climas diferentes y por consiguiente con unos ecosistemas fluviales con particularidades distintas. 
(El mismo ejemplo lo veríamos entre un ciudadano alemán y  uno español, uno es de tez mas blanca que el otro, adaptaciones a ecosistemas diferentes.)

Pero no solo eso, las truchas de piscifactoría que se usan para repoblar provienen de un número reducido de progenitores, a los que se les has extraído las huevas y los espermatozoides y de los que se han obtenido miles de alevines. Este proceso de reproducción se ha repetido varias veces con lo que al final obtienes una población de millones de individuos cuya composición genética es muy similar entre si, o sea, con una variabilidad genética muy limitada. Esto en un medio estable, controlado y con gran abundancia de comida como es una piscifactoría no es ningún problema, pero en un ecosistema natural con condiciones variables supone una escasa garantía de supervivencia.

Pues bien, cuando introducimos truchas centroeuropeas en nuestros ríos, se reproducen con las autóctonas y en la descendencia que generan se produce una mezcla genética de ambos ecotipos o razas, lo que conlleva a una degeneración o pérdida de genes adaptativos de la especie autóctona original. Como podemos imaginar esto resultará en una menor tasa de supervivencia de la especie ante condiciones adversas y en una menor densidad poblacional. (Lo que ocurre con el ser humano es que por medio de su inteligencia y la tecnología que ha desarrollado ha sabido conquistar la mayor parte de ecosistemas terrestres, por lo que la mezcla entre razas no ha supuesto tal desventaja adaptativa. Los animales sin embargo sólo poseen sus genes adaptativos para este propósito y la adaptación genética es un proceso que lleva miles de años).

Algunas administraciones han comprendido toda esta problemática y han optado por obtener individuos adultos autóctonos salvajes de un río y reproducirlos artificialmente en la piscifactoría para luego repoblar con sus descendientes.
En este proceso se ha visto que las primeras generaciones obtenidas sufrían una tasa de mortalidad de hasta el 90%, no se adaptaban a la cautividad. A base de repetir el proceso varias veces con los individuos que sobrevivían se han obtenido poblaciones más numerosas adaptadas a la cautividad. 
Pero no debemos olvidar que estos individuos tienen una variabilidad genética muy escasa, ya que vienen de un numero de progenitores muy reducido y además en su proceso de adaptación a  la piscifactoría a lo largo de las sucesivas generaciones ha habido una pérdida de genes adaptativos para la vida salvaje muy grande.

A la luz de nuevas investigaciones ahora sabemos por la epigenética que a la descendencia se transmite no sólo lo recibido de los progenitores, sino también parte de lo aprendido en vida. De tal modo, los individuos obtenidos en piscifactoría incorporarán genéticamente a su descendencia parte de lo aprendido en ellas. La docilidad, la adaptación al medio y alimentación artificiales, el distinto modelo social experimentado, no serán sólo elementos que les permitan su elección como reproductores, sino que serán en parte transmitidos a su descendencia, y con ella a las poblaciones de los ríos en que sean liberados y en las que deban integrarse.

Podemos concluir que al repoblar un río con estos individuos,  no solo tendrán escasas posibilidades de sobrevivir en un medio natural si no que al mezclarse con los individuos salvajes a la hora de reproducirse el patrimonio genético de los descendientes se verá empobrecido, dando lugar, a la larga, a poblaciones más reducidas.

Otro problema que encontramos al repoblar un río es que no se tiene en cuenta la cantidad de peces que puede albergar, esto se conoce como “máxima capacidad de carga de un ecosistema”. Esto es siempre  función del alimento disponible en el río y de las zonas de refugio que tenga.
Si un tramo de un río solo produce alimento para albergar 500 truchas de talla media y lo repoblamos con 1.000 ejemplares, es obvio que esto llevara a una mortandad alta de ejemplares (autóctonos e introducidos) por falta de alimento, resultando al final en peces más pequeños, débiles, susceptibles a enfermedades y a la larga en poblaciones reducidas.

A modo ilustrativo, el Gobierno de Navarra ha hecho públicos últimamente tres experimentos de repoblación de truchas, dos de ellos con truchas de origen centroeuropeo y el tercero con truchas de origen autóctono en el río Bidasoa:
En el primer estudio realizado en el periodo 1990-1994 y tras repoblar sus ríos con alevines de trucha y estudiar su evolución, concluyó que en la región salmonícola superior las repoblaciones de alevines no contribuyeron a mejorar la cantidad del recurso pescable y que la mejora de la población es nula con una tasa de supervivencia del 0% a los tres años. A la vista de estos resultados, a partir de 1994, en Navarra se dejo de repoblar sistemáticamente la región salmonícola superior.

En el segundo estudio realizado se comprueba la eficacia de la repoblación con alevines de trucha en la región salmonícola mixta desde 1995 hasta la actualidad, concluyendo que apenas hay incorporación de alevines repoblados a la población adulta ya que no suelen sobrevivir. 
Por último, en el tercer estudio, el río Bidasoa se ha repoblado en su parte baja desde 2003 hasta la actualidad con alevines de trucha de origen autóctono. Sin embargo se constata que solo el 6% de la población que llega a adulta es de origen repoblado, no sobreviviendo por lo tanto dichos alevines a pesar de ser de origen autóctono frente a los salvajes. Por lo que la contribución de las truchas repobladas a la población total reproductora es muy baja.


OTROS DAÑOS COLATERALES DE LAS PISCIFACTORIAS

Las piscifactorías son instalaciones altamente impactantes sobre el medio, principalmente en los siguientes aspectos, que podríamos llamar “daños colaterales”.

Para criar un kg. de peces en piscifactoría se necesitan entre 3 y 4 kg. de aceites y harinas de pescado. Una buena parte de estas harinas y aceites de restos de conserveras, pero otra, la mayor, de descartes y de peces y crustáceos que no tienen valor comercial para el consumo humano, pero que son el pasto del que se alimentan otras muchas especies en el mar.

Tampoco podemos olvidar el alto consumo energético que suponen estas instalaciones piscícolas, sobre todo por bombeos, que en centros de cría de cierta envergadura llega a ser muy elevados; así como el caudal detraído del río.

Los deshechos producidos en las piscifactorías, principalmente detritus y restos de medicamentos (antibióticos, fungicidas, hormonas) en algunos pequeños criaderos van directamente al río; en otros, trata de paliarse con un ligero reciclaje pasándolo por un pequeño humedal de juncos.

De los accidentes que sobrevienen en cualquier actividad humana tampoco están exentos los centros de cría. Mortandades por obturación de las rejillas de entrada, como el caso del Esva donde murieron los 36 reproductores; o por perdida del suministro energético, como sucedió dos veces en el Centro Ictiológico de Arredondo; muertes durante los traslados de los peces capturados, como en el Cares y que tratan de ocultarse a la opinión pública. O el caso más raro pero impactante de peces que se atascan en las rejillas y mueren asfixiados.


El dinero que las administraciones destinan al medio ambiente es reducidísimo. Es por ello muy cuestionable que las administraciones públicas deban asumir los elevados costes de las repoblaciones, ya que los destinatarios no dejan de ser un reducido colectivo como es el de los pescadores. Máxime, cuando sus efectos medioambientales son además muy dudosos, si no directamente perjudiciales. Una trucha juvenil de cinco meses le viene a costar al contribuyente unos tres euros, todo esto sin tener en cuenta el coste medioambiental.
El dinero destinado a las piscifactorías y repoblaciones, podría ser dedicado a otras tareas de gestión y conservación de hábitat más prioritarias., incluso si nos limitamos al ámbito de la pesca fluvial.

Las repoblaciones intentan eliminar un síntoma, no curar los males que lo generan. Es preciso analizar y atajar las causas que hacen necesarias las repoblaciones: degradación del hábitat, sobrepesca, deterioro general del medio ambiente…es lo que llama Manu Estévez “el enfermo equivocado”. Las repoblaciones nunca solucionarán estos problemas. Lo que es peor: los agravarán si consiguen que los ignoremos al menos durante un tiempo.

Repoblando, estamos transmitiendo la siguiente idea: da igual que pesques y mates por encima de la capacidad de recuperación de las poblaciones, da igual que el río sea continuamente maltratado, porque detrás viene la administración echando esos peces que le reclaman. Y no sólo se contenta a quienes los reclaman, sino que se viene a declarar que no existe intención alguna de poner coto a aquello que genera ese problema, porque ni tan siquiera se considera necesario. 


¿QUÉ ALTERNATIVAS HAY?

Como vemos las repoblaciones de trucha no son un sistema de gestión adecuado ni sostenible para garantizar la continuidad de la especie de un modo natural. Más bien todo lo contrario, produce un impacto negativo en las poblaciones a largo plazo, y además consumen buena parte de los recursos económicos dedicados a la gestión de la pesca en la mayoría de nuestras CCAA.

Los individuos autóctonos salvajes, reproduciéndose de una manera natural en el río, con la selección natural de los mejores que esto conlleva, son la mejor garantía para la continuidad de la especie. Por lo tanto hay que conservar a estos individuos en el río, y la mejor manera de hacerlo de forma compatible con un aprovechamiento de la pesca es practicando la pesca sin muerte.  

La pesca sin muerte, o captura y suelta, garantiza una gestión sostenible del recurso piscícola, promueve el respeto y cuidado del medio fluvial, su preservación para futuras generaciones, permitiendo a su vez un disfrute máximo del mismo. Paradójicamente es el  sistema de gestión que menos inversiones requiere.

Debemos comprender que cada vez somos mas los pescadores que nos acercamos a los ríos, y si queremos unas poblaciones trucheras de calidad, hay que preservar las poblaciones autóctonas. Una trucha viva será garantía de una población duradera, y esa opción esta en nuestras manos. Como dijo el mítico pescador LeeWulff: “Una trucha es demasiado valiosa para ser capturada una sola vez”.


CONCLUSIONES

-La carga genética de una población autóctona determinada es la mejor garantía de supervivencia de esa población.

- La riqueza y variedad genética en los individuos de una población natural, resultante de la mezcla de abundantes progenitores, es garantía de supervivencia de la especie en un ecosistema variable.

-Las repoblaciones con ecotipos o razas diferentes, o con descendientes de variedades autóctonas adaptadas a la piscifactoría, conlleva a una degeneración o pérdida de genes adaptativos de la especie autóctona original. Esto resulta en una menor tasa de supervivencia de la especie ante condiciones adversas y menor densidad poblacional.

-Son muchos los estudios científicos que demuestran la bajísimo tasa de supervivencia en el medio salvaje de los peces de piscifactoría, por su escasa adaptación a las condiciones naturales.

-El mantenimiento de ejemplares autóctonos en el río y la conservación del hábitat es la mejor garantía de recuperación y continuidad de las poblaciones. La práctica de la pesca sin muerte es el sistema de gestión mas apropiado para este fin.


¿QUIERES SABER MÁS?

Si te ha gustado este artículo y te interesaría profundizar más en la materia, te podemos proponer las siguientes lecturas:

-Informe Truchas Invasoras, AEMS Ríos con Vida.

-El trapecista ciego, Manu Estévez. 



(Permanece atento a las ultimas noticias, actualizaciones y fotos ¡suscríbete! ¡dale a "Me gusta" en Facebook!)